Espejo de sol.

Colmas de brillo la luz y el cielo.

Diriges la mirada hacia el infinito.

Necesitas escritores que narren tu historia

y las historias que ofreces.

Abres paso a la naturaleza, entre árboles

y campos verdes de siembra de arroz.

Tu reflejo es vida,

porque sabes a dulce y pizca de sal.

Como atardeceres de amor de otoño

vas arando el camino hacia el mar.

Eres pincel y das forma con arte.

Reflejas como un cuadro,

gran magnificiencia en tu belleza.

Porque eres como un espejo,

espejo de sol.

Fotos: Mayte López

L’Albufera de Valencia es una laguna de agua dulce que desemboca en el mar. Está rodeada de campos inmensos de arroz, y la playa se encuentra muy cerca de ella. La vegetación mediterránea es su entorno y, junto con la flora y fauna del lugar, forman el Parque Natural de l’Albufera y la Devesa (Valencia). Por todo ello es una zona protegida.

Los árabes decían de ella que era un espejo de sol.

Es uno de mis rincones preferidos, donde meditar. Estando allí, una tarde de verano, no recuerdo de qué año, mientras presenciaba un bello atardecer, le escribí estas palabras. Los atardeceres, y más en el embarcadero de l’ Albufera, son maravillosos.